Enseñanza Online en UNAB

Hoy estamos viviendo una situación de excepcionalidad mundial, generada por la pandemia del COVID-19. La Instituciones de Educación Superior han tenido que asumir el desafío de trasladar en un mínimo tiempo la actividad formativa presencial a un formato no presencial, garantizando que los estudiantes puedan seguir avanzando en sus carreras y/o programas.

La virtualización de las clases presenciales también implica establecer y comunicar de manera clara y transparente el marco de actuación que permita garantizar la calidad de la formación y la adquisición por tanto de competencias y resultados de aprendizaje, mediante actividades que se tienen que desarrollar de manera excepcional, pero manteniendo el rigor, de una forma diferente a la que estaba prevista.

Todo este proceso requiere “flexibilidad” de parte de los directivos, académicos y estudiantes, para ir rápidamente acomodándose a esta nueva realidad, pero por sobre todo se requiere de “confianza y colaboración”; en su institución, en los académicos y en los estudiantes, porque será necesario enfrentar el “proceso formativo de manera excepcional”, con cambios: en el desarrollo de las metodologías, en los sistemas de evaluación e incluso en las formas de aproximarnos a la práctica

Hoy tenemos el desafío y la oportunidad de focalizarnos en la ejecución e implementación de aquellos mecanismos de aseguramiento de la calidad, que permitan realmente, evidenciar el nivel de cumplimiento de los aprendizajes de los estudiantes, y del nivel de logro del “perfil de egreso de las Carreras y Programas”. 

Invitamos a la comunidad UNAB a continuar trabajando bajo la senda de la calidad, con transparencia y responsabilidad.